Skip to main content
Noticias

Dos bobales de UR portada de la revista más influyente de EEUU

By 14/06/2022No Comments3 min read

Jaime Nicolau(10 junio de 2022)

Posiblemente James Suckling sea el prescriptor de vinos más reputado de EEUU. Muchos son los que hablan de otros críticos que seducen con cantos de sirena los oídos de los bodegueros, pero pocos son los que se atreven a catar escrupulosamente a ciegas como hace este señor. En la edición de ayer de su publicación, este crítico se detenía en dos vinos valencianos en los que ha encontrado una enorme personalidad, después de catar 500 referencias de todo el país: Caprasia Bobal, de Vegalfaro y La Senda del Caballo de Finca San Blas. Dos éxitos sonados que no extrañan a aquellos que siguen la trayectoria de estas dos magníficas bodegas en la Vega del río Magro.

 

La Senda del Caballo es un monovarietal de bobal procedente de un viñedo protegido por el monte. Se puede sentir la perfecta adaptación de las cepas al medio. La viña se ubica en un suelo arcillo calcáreo de gravas y canto rodado a 750m altitud.  “La riqueza de la parcela es su pobreza”, es la frase con la que la bodega describe el paraje.

 

Se trata de una producción limitada de 3.500 botellas. A la vista se presenta con un vestido oscuro con reflejos violetas.  En nariz se aprecian los frutos negros y hierbas aromáticas del monte próximo al viñedo. En boca es largo, estructurado y lleno de nervio. Es ideal para armonizar platos de carne a la plancha, cordero con hierbas aromáticas o estofados.

 

Finca San Blas es uno de los proyectos bien cimentados en la Denominación de Origen Utiel-Requena. Antonio Zahonero y el resto del equipo de la bodega han conseguido consolidar sus vinos entre los más laureados de esta zona productora valenciana.

Caprasia Bobal es también monovarietal. Proviene de viñedos situados a una altitud de 680 metros en la Vega del Río Magro, de la parcela de marga arcillosa roja al lado de la bodega y de otra parcela de suelo calizo. Todo el bobal está plantado en vaso tradicional por ser viñedo viejo de una edad media de 85 años. Es un vino que presenta un color rojo cereza intenso, pronunciado, de intensidad aromática con predominio de fruta negra madura y sutiles notas de roble tostado. Muy fresco en el paladar, con taninos dulces y abundantes, con mucho cuerpo y una buena acidez, final persistente de ciruela negra.

 

Una de las particularidades de este vino es que cuenta con una crianza mixta y por separado de cada una de las parcelas. El bobal de suelo calizo se somete a una crianza de 14 meses en barricas usadas de vino blanco y tinto de 225 litros. Mientras que reposa en ánforas de arcilla de 150 litros el procedente de suelo arcilloso.

 

En el caso de Rodolfo Valiente, alma máter de Vegalfaro, no es la primera vez que este crítico sucumbe a sus encantos. En esta ocasión le han otorgado 92 puntos en Caprasia Bobal y Pago de los Balagueses Garnacha Tintorera, y 93 en su talismán: Pago de los Balagueses Syrah, considerado en muchas ocasiones el mejor syrah de España, por la crítica más laureada. Además su Rebel.lia, un vino joven cuya pretensión es hacer disfrutar, también ha obtenido 90 puntos.

 

Estos dos nuevos reconocimientos para dos bobales excepcionales vuelven a ser un espaldarazo para los vinos que se elaboran en la Denominación de Origen Utiel-Requena con la autóctona Bobal.

 

*El texto extraído de 5B Actualidad